Arequipa - Pueblo de CHOCO

Pueblo de Choco - Arequipa



Estaba cansado de que el Colca se hubiera hecho más conocido por las razones equivocadas. “Ya no quisiéramos escuchar comentario sobre ese tema, pero hay mucho morbo al respecto y es inevitable”, nos dice un bodeguero de Cabanaconde refiriéndose a la tragedia de Ciro Castillo mientras nos aprovisionamos de agua antes de iniciar el descenso a las entrañas del Colca. Bueno, nosoy especialmente nuestras rodillas.


Tras un breve descanso en el pueblo de Llanca, continuamos bajando hasta la orilla misma del río Colca, a 1.900 m.s.n.m. Almorzamos en medio de esos apretados desfiladeros donde solo el Colca tiene permiso de pase. Las últimas cuatro horas fueron extenuantes, pues hubo que trepar hasta los 2.420 m.s.n.m. de Choco, pero los cóndores sobrevolando el cañón y la impresionante andenería que precede al pueblo nos devolvieron nuevamente la sonrisa. El recibimiento en Choco fue genuinamente amable, las mujeres estaban ataviadas (y no para los turistas, como sucede en otros sitios del Colca) con trajes tradicionales de los cabanas y los niños eran extremadamente curiosos. Fue bueno estar ahí, lejos de todo, desconectado de nuestra desquiciante civilización y conectado con seres que viven en armonía entre ellos y las montañas que los rodean. Aunque sea por un instante.

Nosotros íbamos acompañados de un guía experimentado y no pensamos en desprendernos nunca de nuestras carpas y bolsas de dormir. Un par de burros llevaron el equipaje pesado, incluyendo la comida y una cocinita a gas. Después de una noche estrellada, salimos de Cabanaconde (3.272 m.s.n.m.) a primera hora de la mañana. Todo era sonrisas mientras caminábamos entre la campiña rebosante de campos de maíz, pero luego un abrupto descenso puso a prueba esas sonrisas

POSTED IN , , ,
DISCUSSION 0 Comments

Leave a Reply